¡Hundan al Tirpitz!: El ocaso de los acorazados en la Segunda Guerra Mundial

Sumo otro post más de historia naval, aunque la intención del blog no es centrarme exclusivamente en este aspecto, pero me viene de gusto hablar del tema. Salvo para los conocedores en profundidad del período, el Tirpitz está a la sombra de los otros “acorazados estrellas” de la Segunda Guerra Mundial como su hermano gemelo el Bismarck, el Prince of Wales británico o el Yamato japonés. Pese a que las historias de los tres rezuma romanticismo, también demuestran que su época había llegado a su fin. La eclosión de la aviación cambió la guerra en el mar para siempre, y los grandes navíos pasaron de ser el orgullo de sus respectivos países a convertirse en gigantones vulnerables a los ataques desde el cielo.

Como he dicho, me quiero centrar en el caso del Tirpitz, me apetece por ser el menos conocido. Fue un barco muy duro de roer para los aliados, y en especial para la marina británica que tuvo que emplearse a fondo. Era de la misma clase que el Bismarck, el célebre acorazado alemán hundido en 1941.

Su debut operacional fue en el Báltico en 1941. Allí fue el buque insignia del escuadrón encargado de bloquear a la flota soviéitca en Leningrado. Luego sirvió en Noruega, donde operó contra los convoyes aliados que navegaban por el Ártico para llevar ayuda a la URSS, también debía evitar un posible desembarco aliado (los nazis temían que la invasión aliada de Europa llegara por ahí).

El Tirpitz y su escolta

La verdad es que el acorazado tuvo poca acción directa contra barcos de guerra británicos, aunque su solo nombre infundía bastante respeto en la Royal Navy. Al fin y al cabo, era un navío más potente y más moderno que cualquiera de los que servían a Su Majestad, y tenían preparadas unidades para hacerle frente (confiaban en la superioridad numérica, tal y como habían hecho con el Bismarck). Los propios alemanes eran muy cautos con sus unidades de superficie tras el hundimiento del Bismarck y procuraban operar bajo cobertura aérea de la Luftwaffe, también tenían grandes problemas para el suministro de combustible de sus barcos en Noruega, por lo que limitaban sus movimientos.

Curiosamente, el ataque más exitoso que capitaneó el Tirpitz contra un convoy aliado -la Operación Rosselsprung-; el potente navío no disparó un solo tiro. Los Aliados mostraron sus miedos ante su presencia, y decidieron desperdigar sus barcos ante la presencia del poderoso acorazado, pero eso no evitó que la aviación y los submarinos alemanas consiguieran hundir 24 de los 35 mercantes del convoy PQ-17.

El casco del Tirpitz se dio la vuelta por el impacto de las bombas de los Lancaster

Los británicos llegaron a organizar 24 operaciones para intentar hundirlo. Destaca un audaz intento con minisubmarinos en septiembre de 1943 que dañó seriamente al navío. A partir de ahí, lo intentaron hundir mientras se completaban los trabajos de reparación, y se utilizaron ataques aéreos. Finalmente, el 12 de noviembre de 1944, 32 bombardeos Lancaster atacaron al Tirpitz en Tromsø. En 28 minutos las bombas Tallboy (especialmente diseñadas para penetrar en superficies y blindajes resistentes) penetraron en el casco del barco y lo enviaron a pique. La cifra exacta de muertos varía según la fuente, pero se sitúa entorno a los 1.000 marineros. El escuadrón 617 de la RAF fue el responsable del ataque, eran los célebres Dambusters, responsables de los ataques contra presas en el industrializado valle del Rhur.

 

Recientemente se ha publicado el libro Target Tirpitz: The Epic Quest to Destroy Hitler’s Mightiest Warship, su autor Patrick Bishop señala en una entrevista en History Today algunos aspectos interesantes sobre la importancia histórica de estos grandes barcos de guerra. Destaca que la importancia del Tirpitz fue mantenerse operativo durante mucho tiempo oculto en los fiordos noruegos, esto obligó a los británicos a mantener importantes fuerzas navales vigilándolo.

Para ir acabando, me gustaría destacar una ironía del destino. El nombre Tirpitz era por el almirante Alfred Von Tirpitz. Fue el hombre que convirtió a la Marina Imperial Alemana en una fuerza capaz de desafiar el poder de la Royal Navy a finales del siglo XIX y del XX. Desarrolló importantes unidades de superficies como acorazados. Pero también fue el primero en advertir que estos poderosos barcos veían cerca el final de sus días de gloria. Tras la batalla de Jutlandia en 1916 se mostró partidario de priorizar los submarinos a los que consideraba claves para la futura supremacía naval.

Anuncios

8 comentarios en “¡Hundan al Tirpitz!: El ocaso de los acorazados en la Segunda Guerra Mundial

  1. ¡Magnífico post! Me encanta la historia del Tirpitz así como la de su hermano gemelo. no estoy de acuerdo con la teoría de que estos grandes barcos tuvieron un papel importante al obligar a los británicos a tener fuerzas movilizadas para su vigilancia. El coste de construcción y mantenimiento de estos barcos, así como su potencial de fuego desaprovechado y su escasa maniobrabilidad eran factores que mostraban que su época había pasado. Grandes barcos como el Yamato, el Birsmack o el Tirpiz no tuvieron papeles importantes en esta guerra, y cuando los británicos o americanos perdieron el miedo lograron hundirlos. En la guerra naval se mostraron más efectivos los submarinos.

    PD: en el juego Hidden&Dangerous 2 se emula la misión de los minisubmarinos de 1943.

    1. Bueno.. los números de fuerzas pueden ser siempre discutidos; pero para los británicos era una obsesión destruir al Tirpitz. Después del enfrentamiento con el Bismarck, el Almirantazgo británico determinó que como mínimo debían enfrentarse a este barco con dos acorazados y un portaaviones.
      En las operaciones de ataque aéreo se utilizaron gran cantidad de portaaviones (aunque fueran de escolta), en alguna de ellas se desplegaron al menos a cinco de ellos.
      La estrategia británica estuvo bastante influenciada por este barco: http://blog.londonconnection.com/2012/03/13/churchills-obsession-sink-the-tirpitz-not-achieved-until-1944/
      Y como siempre queda bien terminar con una cita de Churchill ahí lo dejo:
      The destruction, or even the crippling, of this ship is the greatest event at sea at the present time. No other target is comparable to it. The entire naval situation throughout the world would be altered.”

      1. Los grandes barcos de la Kriegsmarine eran una obsesión para el Almirantazgo británico. Pero era una cuestión más relacionada con el miedo que con la razón. La estrategia de grandes acorazados se demostró ineficaz o al menos menos útil que la estrategia submarina. Los submarinos alemanas hundieron 14.000.000 toneladas en toda la guerra y obligaron movilizar bastante efectivos navales aliados en la protección de convoyes, así como en el desarrollo de nuevas tecnologías para su detección. Comparativamente creo que la estrategia de grandes flotas formadas por grandes barcos no funciono tan bien como los submarinos. Pero estos grandes mitos del agua representaban el poderío alemán en ultramar y su hundimiento era más un objetivo propagandístico y moral que militar. El Yamato, su homólogo japonés participó en pocos combates y de una forma bastante discreta. Pasó más tiempo en los diques de reparación que en acción. Cualquier ataque bien dirigido a estos barcos no los hundían pero los inutilizaban de forma que rápidamente eran trasladados a retaguardia. El coste de estos grandes titanes hubiera permitido mejorar las flotas de submarinos y destructores de sus respectivos países. Pero eran una buena manera de hacer propanganda.

      2. Exacto, estamos hablando de los mismo. Se movilizaron grandes recursos para acabar con esos leviatanes. Los alemanes aplicaron el concepto fleet in being.

      3. El concepto fleet in being es una estrategia de doble filo. Los italianos la aplicaron en la guerra del Mediterráneo cuando vieron que su flota no podía enfrentarse a la Royal Navy en igualdad de condiciones, pero, en cambio, consideraron que colocar a la Regia Marina en Tarento, cerca de Malta, obligaría a los británicos a movilizar parte de su flota en su vigilancia. El problema es que una flota anclada en el puerto ofreció un magnífico objetivo para un ataque aeronaval, como demostró la batalla de Tarento y, por tanto, inutilizó la estrategia fleet in being. En el caso del Tirpitz y barcos gemelos, es verdad que esta estrategia si funcionó pero lo que yo argumento es su alto precio económico, construir estas moles navales con el objetivo de fijar parte de la flota británica me parece excesivo. Igualmente si reconozco el hecho de que esto permitió que parte de la defensa de los convoyes aliados fuera transferida a la vigilancia de estos barcos y que la tarea de los U-boats fuera más sencilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s