La extraña conspiración de Irán para asesinar al embajador saudí

Esta semana me gustaría destacar la noticia de la trama en EEUU para asesinar al embajador saudí. El FBI ha podido desarticularla y ha acusado a miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán de haber organizado el complot.

Nada más conocerse la noticia, los expertos han dudado de que Irán estuviera interesado en un golpe así. La verdad es que las relaciones entre Washington y Riad no pasan por su mejor momento, la falta de libertades es un problema que incomoda cada vez más a los estadounidenses y más desde las revueltas árabes. Evidentemente, nadie va a poner en juego los intereses del petróleo, pero tampoco podía pasarse por alto el relativo distanciamiento. 

En ese sentido, cuesta imaginarse a Irán haciendo un atentado así, que sólo iba a conseguir aislarlo más y unir a EEUU y Arabia Saudí en un momento en el que no viven una luna de miel. En caso de producirse un ataque de esta clase, sería muy difícil que Teherán pudiera mantener los apoyos de aquellos países que no quieren mano dura con su programa nuclear.

Supuestamente, el atentado estaba organizado por una división de los Guardianes de la Revolución, Quds. Hasta ahora habían sido más eficaces apoyando a las milicias chiítas en Iraq. El Ejército de EEUU les acusó de suministrar los explosivosmás letales para los atentados contra sus tropas.                            

El perfil del sujeto detenido en EEUU parece ser el de alguién muy chapucero -habló del plan tranquilamente por teléfono- e Irán siempre ha encaminado sus acciones a dificultar una hipotética acción militar en contra suya, tal y como explica Foreign Policy. Su operación era tan rocambolesca que pretendía implicar al cartel de los Zetas mexicanos para atentar en Washington. Por ese motivo, cuesta pensar qué buscaban con este atentado. 

Una opción es que Irán haya querido cometer el atentado. Pero seguramente se trate más de una cuestión de la batalla de poder en el seno de la República Islámica. Los Guardianes de la Revolución creen que Mahmud Ahmadineyad se está alejando de “las esencias de la Revolución Islámica”, y estarían presionando para exportar la revolución.

La segunda opción, y también bastante factible, es que Irán y Arabia Saudí estén con las espadas en alto. Tradicionalmente han sido los rivales por ser las potencias regionales en el Golfo Pérsico, y Riad ha acusado a los iraníes de instigar las revueltas en Bahrein, además a principios de mes hubo disturbios en una población saudí de mayoría chiita.                                                                                        

Por último, y como Moisés Naim, apuntaba muy bien en su artículo El James Bond de Teherán, si al final todo acaba siendo una conspiración de EEUU para tener un casus belli y atacar a la República Islámica, se acabará sabiendo como ya ha sucedido otras veces. 

Anuncios

2 comentarios en “La extraña conspiración de Irán para asesinar al embajador saudí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s